Los Bomberos rescatan a dos tiktokers atrapadas en un carro de la compra.

Querer ser popular en TikTok, la red social de vídeos cortos, implica sufrir una enorme competencia y tener que buscar la originalidad para hacerse un hueco entre millones de usuarios. Y hay veces que innovar tiene sus consecuencias, o, directamente acaba mal.

En este caso se quedó en una anécdota porque no pasó nada grave, pero a nadie le resulta agradable tener que recurrir a los bomberos, y menos en público por una situación bastante embarazosa.

Les sucedió a dos jóvenes amigas australianas, que se quedaron atrapadas en el carro de la compra de un centro comercial de Adelaida con una tercera amiga como testigo. Las adolescentes se aburrían, fueron al parking y decidieron que dos de ellas se meterían en el carro mientras la tercera lo empujaba y lo grabarían todo para subirlo a TikTok.

Todo eran risas y diversión hasta que cuando intentaron salir del «vehículo» vieron que no podían al estar totalmente atascadas. Entonces decidieron llamar al número de emergencias, cuyo operador tardó en asumir que no se trataba de una broma.

Finalmente los bomberos acudieron a rescatarlas. «Se empezaron a reír. Seis hombres intentaran sacarnos y literalmente no pudieron«, relata Danielle Harmer, una de las jóvenes atrapadas, a la cadena 7News. De hecho, necesitaron 15 minutos y romper parte del carro para poder liberarlas de tan embarazosa situación.

Un ridículo vivido que no impidió que Harmer subiera un vídeo a TikTok mostrando su experiencia y acompañado del texto: «No quiero volver a ver otro carrito de la compra en toda mi vida«.

Pelea multitudinaria a causa de un pedo en un balneario de Andorra.

El Puente del Pilar ha servido para que muchas personas hayan podido desconectar de sus obligaciones para disfrutar de una jornada de relax. ¿Y qué mejor manera de distenderse que ir a un balneario? Esto es lo que pensaron las dos familias que protagonizan esta historia al ir al Centro Termolúdico de Caldea, uno de los balnearios más populares de Andorra. 

Pero toda la relajación y el bienestar que les proporcionaron las instalaciones del spa desaparecieron cuando poco antes de la medianoche del 10 de octubre un usuario se acercó a otro y dejó ir una ventosidad. 

Se desconoce si las dos personas se conocían entre ellas, pero el pedo desencadenó en una serie de insultos entre ambos que acabó derivando en una pelea a puñetazos que los miembros de seguridad de Caldea fueron incapaces de disolver. 

Una de las razones por la cuales no pudieron separar a los dos implicados es porque la familia de ambos se unieron a la trifulca, algunos metiendo más cizaña al asunto y otros intentando calmar los ánimos.

La cosa no acabó aquí. Los agentes policiales llegados al lugar también fueron víctimas de la ira de los implicados en la pelea. Tanto es así, que además de los dos iniciadores de la trifulca también fue detenida una mujer tras proferir graves insultos a uno de los policías. 

Las tres personas han sido puestas en libertad tras una fianza simbólica por daños físicos y falta de respeto a la autoridad. Afortunadamente, no ha habido que lamentar heridos graves más allá de una leve inflamación en la cara del autor de la flatulencia y algunos cortes en la mano del resto de implicados.